Héroes

Por Camila Gatica Mizala

Billy Meredith, el activista desconocido

Esta es la historia de Billy Meredith (Old Skinny o the Welsh Wizard), una leyenda del fútbol inglés, no sólo por haber defendido los colores de los dos Manchester -City y United-, sino también porque fue parte de los Outcasts F.C. y uno de los jugadores que buscaron la formación de un sindicato de futbolistas profesionales a comienzos del siglo XX en Inglaterra.

Meredith  nació en Chirk, un pequeño pueblo minero de Gales en 1874. Fanático del fútbol desde chico, mezclaba su pasión por el deporte con el trabajo en las minas. Empezó como jugador part-time en equipos locales, pero rápidamente captó la atención de clubes más grandes. Después de pasar un par de años en el Northwich Victoria (que se retiró de la Liga de Fútbol después de terminar último en la segunda división en la temporada 1893-94), firmó por el Manchester City y debutó en el club en noviembre de 1894.

Hasta esos años, los cuadros armaban sus equipos principalmente con amateurs (es decir, que no incluían pago alguno por jugar). Sin embargo, desde 1880 el “profesionalismo” se extendió, especialmente en los conjuntos del norte de Inglaterra, lo que obliga a la Asociación de Fútbol Británica a poner una serie de reglas que regulasen y restringiesen esta nueva situación. Algunas de estas normas incluían que sólo ingleses pudiesen jugar en la copa de la Asociación (F.A. Cup), porque muchos de los profesionales venían de Escocia. Ante la amenaza de división que implicaba este escenario, en julio de 1895 la Asociación de Fútbol decide legalizar el profesionalismo. Ahora, igual se aplicaron algunas restricciones a los clubes. Por ejemplo, para pagar a un jugador, éste tenía que haber nacido o al menos haber vivido dos años en un radio de 6 millas del estadio del club. Tampoco podían firmar por más de un equipo cada temporada (a no ser que contaran con un permiso especial); y, por supuesto, todos debían registrarse con la Asociación de Fútbol. Finalmente, la Asociación también establecía un salario máximo para los jugadores profesionales, el cual consistía en 4 libras semanales (el doble del promedio de lo que ganaba un trabajador y cuatro veces más que un granjero).

La existencia del salario máximo produjo varias protestas por parte de los jugadores. De hecho, Billy Meredith fue uno de los protagonistas de uno de los problemas que ocasionó la existencia de esta norma. En 1905, cuando todavía jugaba por el Manchester City, Meredith se vio involucrado en el escándalo de pagos ilegítimos y arreglo de partidos -particularmente uno entre el City y el Aston Villa- por la cantidad de 10 libras, acusación que Meredith siempre negó (no hay mucha claridad en si él ofreció la plata o si se la ofrecieron). Después de que el escándalo saliera a la luz pública, Meredith y tres compañeros más del City fueron suspendidos por 18 meses. Su retorno a las canchas fue con el Manchester United en enero de 1907.

Ese mismo año, Meredith y otros compañeros fundan la Association of Football Players’ and Trainers’ Union (Sindicato de la Asociación de Jugadores de Fútbol y Entrenadores), de la cual Meredith fue el primer presidente. A comienzos del siglo XX los sindicatos eran reconocidos como organizaciones con una fuerza importantísima al momento de tomar decisiones y buscar mejoras laborales entre las clases trabajadoras (especialmente en el norte, donde existían muchos sindicatos textiles). Billy Meredith, viniendo de un pasado de trabajo en las minas galesas, sabía muy bien el poder que podía ejercer ese tipo de organización. Hay que decir que los futbolistas profesionales, a pesar del salario que recibían, sí se consideraban parte de la clase trabajadora y comparaban su trabajo al de un capataz o un agricultor, lo que validó su intención de utilizar el sindicato como forma de organización válida para mejorar sus derechos de contrato, particularmente el sistema de retención y transferencia.# En este contexto, el problema del salario máximo dominaría gran parte de los debates que sostuvo el Sindicato.

Las autoridades del fútbol inglés se mostraron amigables con la organización sindical hasta que, en 1909, amenazó con unirse a la Federación de Sindicatos (Federation of Trade Unions), lo que terminó en que la Asociación de Fútbol retirara su apoyo de la institución. Cuando el Sindicato de Jugadores amenazó con hacer una huelga, la Asociación de Fútbol respondió expulsando a los afiliados al Sindicato de la Asociación de Fútbol. Sin embargo, ninguno de los jugadores del United se desafiliaron del Sindicato. A pesar de estar suspendidos del club, los exUnited siguieron entrenando y por breve tiempo formaron el equipo que sería conocido como The Outcasts F.C. (Los Marginados F.C.), nombre que daba cuenta de la situación del sindicato y de los derechos de los futbolistas, así como de la situación particular del equipo del Manchester United. Esta situación peculiar muestra la fe ciega que tenían estos jugadores en el sindicato, así como lo importante que era para ellos que existiese un espacio de organización y protección de sus derechos. Al mismo tiempo, da cuenta de la convicción que existía entre algunos futbolistas de que ellos también eran parte de la clase trabajadora.

Si bien eventualmente se llegó a un acuerdo con la Asociación, este no fue necesariamente favorable a los jugadores, quienes terminaron aceptando no pocas mejoras, sino ninguna. Meredith vio esto como una derrota, resumiendo la sensación general en un frase: “Lamentablemente el problema es que muchos jugadores se rehúsan a tomarse las cosas en serio y se contentan con vivir una vida de niños de colegio y hacer lo que se les pide… en lugar de pensar y actuar por sí mismos y por su clase…” .

Si pensamos en la situación actual, en que algunos futbolistas ganan cantidades estratosféricas de dinero, es interesante cuestionarse que habría sido del fútbol profesional si esta norma nunca se hubiera levantado; o incluso podríamos pensar en la posibilidad de reinstaurarse… quizás la economía tiene algo que decir respecto a esto.

 

 

Discussion

6 Responses to “Billy Meredith, el activista desconocido”

  1. ¿Recogerá el guante el departamento de economía de La Pólvora luego de las últimas líneas del artículo?

    A propósito de esa reflexión final, quizás cuántos pastelazos se evitarían si esas sumas no fueran tan estratosféricas.

    Posted by ILopez | 28/12/2011, 0:05
  2. Estoy a la espera de economía!

    Posted by C. | 28/12/2011, 13:15
  3. Meredith is the only player to appear as a home player at 4 different Manchester grounds: Hyde Road & Maine Road (for City), Clayton & Old Trafford for United. He was almost 50 years old when he played his last game for City.

    Posted by Harry | 22/02/2012, 21:01
  4. Hello! cbdbded interesting cbdbded site! I’m really like it! Very, very cbdbded good!

    Posted by Pharmg713 | 30/03/2012, 21:20
  5. Hello!
    , , , , ,

    Posted by super | 29/10/2012, 15:38

Trackbacks/Pingbacks

  1. [...] figura de Chapman está profundamente ligada -al igual que la de Billy Meredith- a la profesionalización del fútbol. No sólo  se le vincula con cambios en la historia social [...]

Post a comment

Amigos de La Pólvora

Zonal Marking